DIRECTOR DE LA DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS, REALIZA PRESENTACIÓN SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE SERVICIO SANITARIO RURAL

DIRECTOR DE LA DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS, REALIZA PRESENTACIÓN SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE SERVICIO SANITARIO RURAL

PDF Minuta Sesión 2 DIRECTOR DE LA DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS, REALIZA PRESENTACIÓN SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE SERVICIO SANITARIO RURAL

PPT Proyecto SSR

En la 9ª Sesión Ordinaria, expuso sobre el proyecto de ley de Servicio Sanitario Rural, el Director de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), Reinaldo Fuentealba, quien ahondo en el proyecto de ley y destacó los elementos esenciales para la Federación Nacional de Agua Potable Rural.

Al inicio de la sesión el diputado Luis Lemus (PS), le dio la palabra al Director de la Dirección de Obras Hidráulicas, Reinaldo Fuentealba.

El director de la DOH, al inicio de la sesión indicó que las etapas de los SSR se comprenden por los siguientes servicios: Producción y Distribución de agua potable (A.P); Recolección de aguas servidas y tratamiento y disposición de aguas servidas (A.S.), señalando que las soluciones para la disposición de A.S. pueden ser de carácter colectivas o descentralizadas y en cuanto a la producción de A.P. y el tratamiento y la disposición de A.S. podrán ser contratadas a terceros por el Operador.

A su vez indicó que se distinguen dos tipos de SSR el primario y el secundario, los que podrán ser operados por Comités o Cooperativas. En relación al SSR primario manifestó que se describe como el que corresponde a la prestación de servicios de agua potable y saneamiento destinada sólo para el uso doméstico. El requisito es que el abastecimiento de agua potable sea prestado en forma universal para todos los usuarios ubicados dentro de un área de servicio y con condiciones de calidad, cantidad y continuidad.

En cuanto al SSR Secundario indicó que corresponde a la prestación de servicios de agua potable y saneamiento que exceden del uso doméstico. Planteó que en este tipo de servicio sanitario, la prestación de los servicios de agua potable y saneamiento sólo procede cuando se tiene garantizada la cobertura del servicio sanitario rural primario. Es decir, se ha cumplido con la universalidad del servicio, a los usuarios residenciales que requieren de los servicios sanitarios para usos domésticos.

Con respecto al rol del usuario, Fuentealba indicó que estos podrán comprar agua potable o solicitar su disposición a un operador de producción de agua potable o de disposición de aguas servidas, o a un concesionario de servicios sanitarios en tales caso, el operador o concesionario que preste este servicio deberá compensar al operador de la red de distribución o recolección, según sea el caso, mediante el pago de una tarifa de peaje calculada por la SISS, conforme al Reglamento. Esta última será quien resuelva en caso de existir diferencias entre las partes.

En cuanto al operador de un Servicio Sanitario Rural indicó que es la Cooperativa o el Comité, al que se le ha otorgado una autorización para operar un servicio sanitario rural, en un territorio delimitado geográficamente y a su vez existirán dos tipos de autorizaciones para operar un SSR que serán el permiso y la licencia.

En cuanto al permiso manifestó que se le otorgara al Comité o Cooperativa por parte del MOP y en relación a la licencia indicó que es la autorización otorgada por la Superintendencia de Servicios Sanitarios a una Cooperativa,  para establecer, construir y explotar las distintas etapas que componen el servicio sanitario rural. Por consiguiente, una vez otorgada la licencia, el operador pasa a constituirse en licenciatario de un servicio sanitario rural.

Por otra parte se refirió al registro público de operadores, indicando que se encontrara a cargo del MOP y en el cual los operadores estarán clasificados en uno de estos tres segmentos: AAA, AA y A. La clasificación se mantendrá vigente por 5 años y podrá ser modificada en cualquier momento, a petición del propio operador, o bien, por los organismos señalados en la Ley. Para la clasificación de los operadores, se considerará la calidad de la gestión técnica, administrativa y financiera del operador.

Sumado a lo anterior, manifestó que también serán consideradas para la clasificación del operador, las siguientes características del servicio sanitario rural:

–       Cercanía al área urbana.

–       Condiciones socio-económicas de la población.

–       Población abastecida.

–       Condiciones de aislamiento.

–       Carácter de comunidad indígena.

–       Oferta hídrica y condiciones geográficas y topográficas.

En relación a la inscripción y solicitud de permiso o licencia, según disposiciones transitorias  estas se otorgaran dentro de los seis meses siguientes a la entrada en vigencia del Reglamento, los Comités y Cooperativas de agua potable rural existentes deberán solicitar su inscripción en el Registro de Operadores de Servicios Sanitarios Rurales, para lo cual deberán acreditar la vigencia de la personalidad jurídica y la efectividad de estar prestando el servicio, especificando, además, el área que sirven, además dentro de los dos años siguientes a la entrada en vigencia del Reglamento, todo Comité o Cooperativa inscrito en el Registro, que acredite el cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios, podrán solicitar un permiso o licencia de servicio sanitario rural.

En cuanto a los antecedentes para la solicitud del permiso, el Comité o la Cooperativa deberán presentar al MOP los siguientes antecedentes:

–       La identificación de la entidad peticionaria y una breve descripción de las características más relevantes del servicio que se solicita prestar.

–       Si es Cooperativa, un certificado de vigencia emitido  por el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces competente.

–       La identificación de las etapas que se solicitan.

–       La identificación de las fuentes de agua que utilizará como propietario o a cualquier título.

–       El título en virtud del cual utilizará dichas fuentes de agua

–       Los límites del área geográfica en que se prestarán los servicios sanitarios rurales.

–       Un inventario valorizado de bienes, derechos y obligaciones. Si es Cooperativa, deberá acompañar además un estado de situación.

–       El plazo máximo por el que se otorgará el Permiso será de 10 años.

–       No se requerirá de la presentación de la garantía de seriedad de 100 UTM, establecida para las licenciatarias, según artículo 20 de las disposiciones permanentes.

–       Dentro del plazo de dos años siguientes a la entrada en vigencia del Reglamento, todo Comité o Cooperativa previamente inscrita en Registro, podrá solicitar el otorgamiento de un permiso provisorio, el que tendrá una vigencia de 5 años y para su otorgamiento sólo será necesario acreditar el cumplimiento de los siguientes requisitos.

o   La identificación del Comité o Cooperativa y una breve descripción de las características más relevantes del servicio que se solicita prestar.

o   Si es Cooperativa, un certificado de vigencia emitido  por el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces competente.

o   La identificación de las etapas que se solicitan.

o   La identificación de las fuentes de agua que utilizará como propietario o a cualquier título.

o   Los límites del área geográfica en que se prestarán los servicios sanitarios rurales.

A su vez el Director de la DOHindicó, que presentada la solicitud de permiso para la distribución de agua potable, el MOP otorgará conjuntamente la etapa de recolección de aguas servidas, pero ésta será exigible sólo una vez que esté aprobada la puesta en operación de las redes. Además dentro del plazo de dos años siguientes a la entrada en vigencia del Reglamento, no podrán otorgarse concesiones de servicios sanitarios regulados por el D.F.L. MOP N°382, del año 1989, en las áreas que estén siendo servidas por Comités o Cooperativas al momento de entrada en vigencia la Ley. De no darse cumplimiento oportuno a los plazos establecidos para la inscripción en el Registro y para la solicitud de permiso, el MOP llamará a licitación del permiso.

En relación a la solicitud de licencia, la Cooperativa deberá presentar a la SISS, los siguientes antecedentes:

–       La identificación de la Cooperativa peticionaria.

–       Un certificado de vigencia de la Cooperativa emitido por el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces competente.

–       La identificación de la etapa de servicio sanitario rural que se solicita.

–       La identificación de las fuentes de agua y sus respectivos derechos, en el caso de la licencia de producción rural de agua potable. En tal caso, la licenciataria deberá tener la propiedad o el uso de estos derechos.

–       La identificación  de las demás licenciatarias, concesionarias de servicios sanitarios o permisionarios con las cuales se relacionará.

–       Los límites del área geográfica en que se prestarán los servicios sanitarios rurales.

–       Las características de las aguas servidas a tratar, del efluente y del cuerpo receptor, en el caso de la licencia de tratamiento y disposición rural de aguas servidas.

–       Un inventario valorizado de bienes, derechos y obligaciones, y un estado de situación con una antigüedad no superior a 30 días a la fecha de su presentación

En cuanto a la licencia el plazo máximo de vigencia será de 30 años. Durante este lapso, el Estado no podrá otorgar nuevas licencias de distribución rural de agua potable y de recolección rural de aguas servidas en la misma área de servicio. No se requerirá de la presentación de la garantía de seriedad de 100 UTM, establecida para las licenciatarias, según artículo 20 de las disposiciones permanentes. Presentada la solicitud de licencia, la SISS, previa consulta con el MINVU y la respectiva Municipalidad, podrá ampliar los límites del área de servicio, solo con el objeto de incorporar zonas que desde el punto de vista técnico, económico y social hagan conveniente la constitución de un sistema único.

Por otra parte, presentada la solicitud de licencia para la distribución de agua potable, el MOP otorgará conjuntamente la  etapa de recolección de aguas servidas, pero ésta será exigible sólo una vez que esté aprobada la puesta en operación de las redes.

Dentro del plazo de dos años siguientes a la entrada en vigencia del Reglamento, no podrán otorgarse concesiones de servicios sanitarios regulados por el D.F.L. MOP N°382, del año 1989, en las áreas que estén siendo servidas por Comités o Cooperativas al momento de entrada en vigencia la Ley. De no darse cumplimiento oportuno a los plazos establecidos para la inscripción en el Registro y para la solicitud de licencia, el MOP llamará a licitación de la licencia.

A su vez el director de la DOH se explayó sobre el permiso según las disposiciones permanentes indicando que para la solicitud del permiso, el Comité o la Cooperativa deberá presentar los siguientes antecedentes:

–       La identificación de las etapas que se solicitan.

–       La identificación de las fuentes de agua que utilizará como propietario o a cualquier título.

–       Los límites del área geográfica en que se prestarán los servicios sanitarios rurales.

–       Un inventario valorizado de bienes, derechos y obligaciones.

El permiso tendrá una duración máxima de 10 años y podrá ser renovado por otros 10 años, por el mismo Comité o Cooperativa que durante dicho período actuó como permisionario, esto, porque el permisionario goza del derecho preferente para que se le renueve el permiso por otros 10 años, para ello señaló que el permisionario deberá presentar la solicitud de renovación, 6 meses antes de que se cumpla el plazo de los 10 años.Durante el plazo de vigencia del permiso, el operador tendrá la exclusividad en sus áreas de servicio que atiende.

En cuanto a la no presentación de la solicitud de renovación del permiso en el plazo antes señalado, significará que el permisionario no está interesado en continuar como tal y por lo tanto, el MOP queda obligado a licitar el permiso.También el MOP deberá proceder a la licitación del permiso, si dentro del plazo de los 6 meses anteriores a la fecha de término del permiso, se presenta otro Comité o Cooperativa interesada en dicho permiso.Para ello se requiere que el Comité o la Cooperativa interesada en el permiso, presente un proyecto que sea técnica y económicamente viable para la prestación del servicio.

Con respecto a la licencia según las disposiciones permanentes destacó los siguientes aspectos:

El plazo de vigencia de la licencia será de 30 años, durante este tiempo, el Estado no podrá otorgar nuevas licencias de distribución rural de agua potable y de recolección rural de aguas servidas, en la misma área del servicio. La licenciataria podrá solicitar ampliaciones de su área de servicio conforme al procedimiento establecido en la Ley. La Superintendencia de Servicios Sanitarios deberá llamar a licitación de la licencia y de los bienes indispensables, un año antes del plazo de vigencia.

Todos lo que hubieren presentado solicitud de licencia, deberán entregar a la Superintendencia de Servicios Sanitarios, dentro del plazo de 90 días, un Plan de Inversiones. Este Plan de Inversiones deberá contener una descripción técnica general de las obras proyectadas para un horizonte de 5 años y todos los demás antecedentes que se establezcan en el Reglamento.

A su vez el Director de la DOH, Reinaldo Fuentealba, destacó las siguientes normas comunes para permisos y licencias:

–       El operador prestará los servicios sanitarios rurales dentro del territorio delimitado en el respectivo permiso o licencia.

–       Los permisos y licencias otorgan el derecho a usar a gratuitamente bienes nacionales de uso público para construir la infraestructura sanitaria necesaria y el derecho a imponer la constitución de servidumbres.

–       Para otorgar una licencia o permiso que requiera de otra licencia o permiso para la prestación integral  del servicio sanitario rural, la SISS deberá exigir la existencia de la licencia o permiso que condiciona a la solicitada o su tramitación simultánea, esto es, como licencias o permisos vinculados.

–       El operador prestará los servicios sanitarios rurales dentro del territorio delimitado en el respectivo permiso o licencia.

–       Los permisos y licencias otorgan el derecho a usar a gratuitamente bienes nacionales de uso público para construir la infraestructura sanitaria necesaria y el derecho a imponer la constitución de servidumbres.

–       Para otorgar una licencia o permiso que requiera de otra licencia o permiso para la prestación integral  del servicio sanitario rural, la SISS deberá exigir la existencia de la licencia o permiso que condiciona a la solicitada o su tramitación simultánea, esto es, como licencias o permisos vinculados.

–       En relación a los bienes indispensables, son los siguientes:Arranques domiciliarios de agua potable; Uniones domiciliarias de alcantarillado; Redes de distribución; Redes de recolección; Derechos de agua; Captaciones y sondajes; Estanques de regulación; Servidumbres de paso; Plantas de producción de agua potable y plantas de tratamiento de aguas servidas; Inmuebles en que estén adheridos las captaciones, los sondajes, estanques y las plantas de A.P. y de tratamiento de A.S.

–       En caso de que los bienes indispensables pierdan tal calidad, el operador deberá contar con la autorización de la Subdirección para enajenarlos.

–       No se requerirá de dicha autorización  cuando la enajenación sea resultado de un reemplazo o mejora, los que, en todo caso, deberán ser informados a la Subdirección de manera documentada, en forma previa a su realización.

–       Los bienes indispensables tendrán el carácter de inembargables, según disposiciones del Código de Procedimiento Civil.

En cuanto al operador, Fuentealba indicó que estos deben prestar los servicios sanitarios a los usuarios, en la medida que sea técnica y económicamente factible y certificar la factibilidad del servicio. Prestar los servicios sanitarios a los usuarios, en la calidad que exijan las normas respectivas, sin perjuicio de las atribuciones del MINSAL y la SISS

A su vez estos deben garantizar la continuidad del servicio entregado, en el sentido que éste sea prestado durante la cantidad de horas diarias, conforme a las características técnicas que se les exija a cada segmento, como también mantener el nivel de calidad en la atención de usuarios y prestación del servicio que defina el Reglamento. Prestar y operar los servicios sanitarios rurales, con estricto cumplimiento a las obligaciones establecidas en la Ley y en su Reglamento y de toda la normativa e instrucciones que impartan las autoridades competentes. Mantener en perfecto estado de funcionamiento las instalaciones y equipos del servicio, reparando y reponiendo a su cargo, los desperfectos y los equipos que hayan cumplido su vida útil.

En relación a los operadores de los segmentos AAA y AA deberán mantener un fondo de reserva legal, destinado a la reposición y reinversión de largo plazo y no para otros fines. Este fondo se constituirá e incrementará con un porcentaje no inferior al 20% de sus remanentes.

Los operadores que no cuenten con la capacidad económica necesaria para financiar las reparaciones y las reposiciones de equipos, podrán postular a los subsidios destinados a estos fines.

Por otra parte el Director de la DOH, se refirió sobre los derechos del operador, los que pueden cobrar por las etapas del servicio sanitario rural prestadas, cobrar por los reajustes e intereses  corrientes por las cuentas que no sean canceladas en los plazos establecidos en el Reglamento, también suspender, previo aviso de 15 días, los servicios que adeuden una o más cuentas y cobrar el costo de la suspensión y de la reposición y suspender el servicio a los usuarios de servicio sanitario rural primario que destinen el agua a un fin distinto que la bebida o usos domésticos, así como a aquellos que causen daños a las instalaciones, equipos o bienes del operador.

En cuanto a las normas sobre los bienes necesarios, se establece que el Estado transferirá a cualquier título a los operadores, las obras o proyectos que integren un servicio sanitario rural construido con fondos públicos. En relación a los derechos de aprovechamiento de aguas del Fisco se transferirán en tanto sean utilizados para la provisión de los servicios. Los bienes transferidos por el Estado tienen el carácter de “bienes indispensables” y se transfieren a título gratuito en caso de cambio de operador.

Además se establecen normas que facilitan la expropiación o regularización, según el caso, de los bienes necesarios para la prestación del servicio y se facultad al MOP para recibir donaciones para obras de los servicios sanitarios rurales, incluyendo aportes parciales de los operadores para las expropiaciones, por último se facilita la transferencia de bienes y derechos en poder de las empresas sanitarias, actualmente en uso para la prestación de los servicios sanitarios rurales.

En relación al régimen tarifario Reinaldo Fuentealba, estableció que las tarifas deberán recuperar los costos indispensables de operación. Como exigencias adicionales, las que tiendan a contribuir con el financiamiento parcial de la reposición e incluso de la reinversión, dependiendo del segmento en que se encuentre el operador.

A su vez se establece el procedimiento de fijación regional, distinguiendo sistemas tipo y sistemas de tarificación individual. Quien interviene en la fijación tarifaria es la SSIS con participación de la comunidad, esta tarificación será cada 5 años, con un plazo de 5 años para la primera tarificación para los permisos y de 2 años para las licencias, períodos en los cuales se podrá seguir cobrando las tarifas vigentes.

El director de la DOH, señalo que se creará la Subdirección de Servicios Sanitarios Rurales en la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP. En cuanto a las funciones, indicó lo siguiente:

–       Ejecutar la política de asistencia y promoción conforme a lo instruido por el Ministro de Obras Públicas.

–       Administrar el Registro de Operadores.

–       Proponer al Ministro de Obras Públicas la clasificación de los operadores y el aporte financiero del Estado, para cada segmento.

–       Asesorar a los operadores, directamente o a través de terceros.

–       Formular proyectos de servicios sanitarios rurales y evaluarlos económica, técnica y socialmente

–       En caso de que los bienes indispensables pierdan tal calidad, el operador deberá contar con la autorización de la Subdirección para enajenarlos.

–       No se requerirá de dicha autorización  cuando la enajenación sea resultado de un reemplazo o mejora, los que, en todo caso, deberán ser informados a la Subdirección de manera documentada, en forma previa a su realización.

–       Los bienes indispensables tendrán el carácter de inembargables, según disposiciones del Código de Procedimiento Civil.

Los funcionarios de la Subdirección tendrán libre acceso a las obras e instalaciones de los operadores destinadas a la prestación del servicio sanitario rural, para realizar las funciones que les son propias. El Ministro podrá designar a un administrador temporal, que ejercerá las funciones del Consejo de Administración de la Cooperativa licenciataria a la que se haya declarado en riesgo la prestación del servicio. La Subdirección podrá requerir a los operadores la información que fuere necesaria para el ejercicio de sus funciones y que tenga relación con cualquier hecho esencial relativo a la operación del servicio sanitario rural, inmediatamente después de ocurrido éste.

Finalizada la exposición del Director de la DOH, se dio paso a la discusión y preguntas por parte de los parlamentarios.

Discusión parlamentaria

La diputada Alejandra Sepúlveda (I), señaló que esta es una ley que viene a ordenar, reconociendo que ya se tiene una experiencia ganada. A su vez manifestó su temor en cuanto a la etapa del saneamiento y lo que implica el alcantarillado. Por otra parte expresó su apoyo a la capacitación de los dirigentes, recalcando que ellos lo necesitan.

Sepúlveda, precisó que lo más importante es que esta ley se pueda consensuar que que despeje realmente lo que significa la ley en sentidos prácticos. También señaló con respecto a los municipios que muchos de ellos ejecutan obras en relación al alcantarillado, por lo tanto cuestiono el hecho de que pasa si una obra es mal ejecutada, serán los APR los que tendrán que hacerse cargo, por lo tanto lo que debiese suceder es que sean las APR, las que definan los trazados y la ejecución en conjunto con el municipio.

El diputado Sergio Gahona (UDI), en relación a la titularidad de los derechos de aguas de las APR, indicó que estas deberían adquirir de forma expedita la obtención de dichos derechos. También señaló que con respecto a las grandes obras de riego, debiesen existir fórmulas para que las APR, se incorporen a este tipo de proyectos, ya que estas ocupan poca agua, por lo tanto si existe el embalse se pueda reservar una porción de agua para ellas.

El diputado Luis Lemus (PS), expresó que es importante que el ejecutivo pueda despejar algunas dudas, con respecto a aspectos técnicos y sobre cómo estas se van a financiar. Por otra parte señaló su preocupación en relación al tipo de concesión, ya que estas unidades  son de aspecto comunitario las que eran antes totalmente públicas. Con respecto al tema del saneamiento indicó que era complicado, ya que no define quien lo construye y bajo esta normativa algunas responsabilidades quedan en el aire, y en otros casos simplemente el MOP se lava las manos.

La diputada Adriana Sepúlveda (I), consultó sobre que pasaba con los derechos de aguas que se encontraban en Econssa cuando se traspasaron a las sanitarias ya que quedo en acta que deberían traspasarse y no se constituyeron. Me interesaría saber que esto se regularizará, y que el Ministerio nos ayudara en este ejercicio. Yo pediría ver como se expanden los sectores rurales, ya que muchos no tienen agua.

Asistieron a la Comisión: Sergio Gahona (UDI), Cristina Girardi (PPD), Joaquín Godoy (I), Jorge Insunza (PPD), Luis Lemus (PS), Andrea Molina (UDI), Daniel Núñez (PC), Yasna Provoste (DC), Jorge Rathgeb (RN), Gaspar Rivas (I), Raúl Saldívar (PS), Matías Walker (DC).